CÓMO CONSEGUIR CAMBIAR UN HÁBITO: EL MÉTODO KAIZEN

 

En esta época del año, junto a los conocidos propósitos de Año Nuevo, muchas personas nos planteamos hacer cambios en algunos de nuestros hábitos o adquirir algunos nuevos: dejar de fumar, adelgazar los 3 Kg que hemos engordado durante las vacaciones, empezar a hacer ejercicio… Nada que los publicistas y empresarios no conozcan, y que por supuesto aprovechen para convencernos de que #esteañosí aprenderemos inglés, podremos tener la mejor colección de libros de pastelería creativa del mundo y ser unos auténticos masterchefs, o si nos apuntamos al gimnasio este mes la matrícula será gratuita y no pagaremos hasta noviembre.

Fijarse objetivos es inherente al ser humano, y es lo que nos hace en gran parte avanzar y mejorar. El problema llega cuando tenemos una aparente gran voluntad para crear un nuevo hábito pero no somos capaces de mantenerla en el tiempo.

Pongamos el clásico ejemplo de hacer ejercicio. Quizás empecemos a asistir con regularidad al gimnasio las primeras semanas y establezcamos el hábito. Nos sentiremos bien porque estaremos consiguiendo el objetivo que nos habíamos marcado, pero un día por A y otro por B, posiblemente dejaremos de ir tan regularmente. Intentaremos mantener la práctica tanto como podamos y seguiremos yendo algunos días, pero otro día por C y el otro por D, acabaremos por no ir. Eso sí, continuaremos pagando la cuota porque en cuanto E pase, volveremos a adquirir esa rutina que somos capaces de mantener si nos lo proponemos.

Esto es algo que nos ha pasado a la mayoría. Y cuando ocurre, es fácil que afecte a nuestra autoestima, que nos sintamos frustrados y desmotivados, e incluso que lleguemos a pensar que no somos capaces de conseguir nada de lo que nos proponemos. 

No hay fórmulas mágicas para casi nada en esta vida, pero sí que hay estrategias que podemos utilizar para mejorar nuestra adherencia a los nuevos hábitos. Una de ellas es aplicar el método Kaizen.             

                                  

“Un viaje de mil millas empieza por un pequeño paso”

 

¿Qué es el método Kaizen?

El Kaizen es una estrategia para tener éxito en el cambio, usando pasos muy pequeños para mejorar un hábito. Sirve para una meta específica, pero también es útil para cumplir con las demandas constantes de cambio de la vida, buscando una mejora pequeña pero continua.

El cerebro está diseñado de tal modo que cualquier nuevo reto desencadena cierto nivel de resistencia y temor. Algunas personas son capaces de transformarlos en entusiasmo y cuanto mayor es el desafío, más productivas y emocionadas están, pero no es el caso de la mayoría.

Con pasos muy pequeños podemos ir modificando eficazmente nuestro sistema nervioso sin que apenas lo notemos, dejando de lado la resistencia instintiva que bloquea el éxito y la creatividad. 

Cuando aplicamos el método Kaizen, las primeras acciones son tan pequeñas que podemos tener la sensación de que son raras o hasta ridículas. Veamos varios ejemplos:

·Adelgazar. Si queremos bajar de peso, podemos quitar un producto del carrito de la compra antes de pasar por caja o comer igual que siempre menos el último bocado.

·Realizar más ejercicio. Si decidimos empezar a movernos más, podemos ponernos de pie en la cinta de correr durante un minuto al día.

·Mantener el orden. Si nuestra casa es un caos y aspiramos a ser la nueva Marie Kondo pero no sabemos por dónde empezar, podemos comenzar ordenando tan solo una parte de la casa durante cinco minutos.

·Aprender un nuevo idioma. Si lo que pretendemos es hablar una nueva lengua, podemos memorizar una palabra extranjera cada día. Si eso es mucho, se puede repetir esa palabra una o dos veces al día y cada semana añadir una nueva al vocabulario.

·Leer más. Para mejor nuestro hábito de lectura, podemos leer un párrafo al día.

·Dormir mejor. Si deseamos mejorar la higiene del sueño, podemos ir a dormir un minuto antes por la noche.

·Meditar. Si nuestro objetivo es iniciarnos en la meditación, hagámoslo durante un minuto al día.

En lugar de forzarnos a cambiar de forma radical, démosle permiso a nuestra mente para ir a su propio ritmo. Los pasos Kaizen son muy pequeños pero con frecuencia pueden conducir rápidamente a una transformación mayor.

Esta es una forma eficaz de superar la inicial resistencia mental al cambio. El objetivo es evitar ese rechazo y dar pasos tan pequeños que apenas notemos el esfuerzo. Cuando los pasos son suficientemente fáciles, la mente se hace cargo y se salta los obstáculos para alcanzar su objetivo.

En caso de que te interesa este sistema, te recomiendo que leas el libro Un pequeño paso puede cambiar tu vida, el método Kaizen, de Robert Mauer. Es un libro sencillo y lleno de ejemplos de cómo aplicar el Kaizen en nuestra vida cotidiana.

Si deseas implementar cambios en tu vida y crees que te puedo ayudar, puedes contactar conmigo a través de mi formulario o enviándome un correo electrónico a: info@montsearmero. com

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales o suscribirte a mi blog en: http://www.montsearmero.com

Montse Armero. Psicóloga General Sanitaria. Colegiada 11986 del COPC.

 

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: