La proactividad es un término cada vez más extendido, tanto en el ámbito de la psicología como en el de la empresa. Fue el psiquiatra Víctor Frankl quien acuñó el concepto por primera vez, cuando en 1946, publicó El hombre en busca de sentido, obra en la que relataba su experiencia como prisionero en campos de concentración nazis.

¿Qué es exactamente la proactividad?

Frankl narra cómo fue capaz de sobrevivir ante tales circunstancias, explicando que al ser humano se le puede arrebatar todo excepto la última de las libertades humanas: la elección de nuestra actitud personal ante cualquier acontecimiento que vivamos, teniendo siempre la opción de escoger cómo salir adelante.

La proactividad es una forma de entender la vida, casi una filosofía. Las personas proactivas eligen cómo actuar, tienen claras sus prioridades y trabajan duramente para conseguir sus objetivos. Son personas que toman la iniciativa y que se anticipan a los hechos buscando constantemente soluciones. Su actitud es consciente, coherente, responsable y siempre dan lo mejor de ellas mismas ante las dificultades.

 

Características de las personas proactivas

  • Acostumbran a tener un locus de control interno: sienten que tienen el control de buena parte de lo que ocurre en sus vidas
  • Suelen tener un buen nivel de inteligencia emocional
  • Son coherentes con sus valores
  • Confían en ellas mismas
  • Tienden a estar menos influenciadas por otras personas
  • Son personas reflexivas, piensan antes de actuar
  • Analizan todos los escenarios posibles de cualquier situación a resolver
  • Toman decisiones
  • Asumen retos
  • Actúan a pesar del miedo que puedan sentir
  • Sus acciones son concretas y medibles
  • Son perseverantes
  • Analizan los resultados
  • Buscan nuevas formas de proceder cuando fracasan
  • Asumen la responsabilidad de sus actos y sus consecuencias
  • Aprenden de sus errores

La reactividad

Lo opuesto a una persona proactiva sería una persona que reacciona de forma reactiva a lo que le ocurre. La reactividad se manifestará o bien en forma de pasividad, cuando el sujeto piense que no puede hacer absolutamente nada para cambiar sus circunstancias y se deje llevar por los acontecimientos, o bien en forma de queja, echando la culpa a los demás o a las circunstancias de lo que le pasa, no asumiendo en ningún momento su propia responsabilidad.

Responder a cualquier situación quejándose no deja de ser una actitud inmadura. Somos humanos y se entiende que podamos quejarnos para sacarnos la rabia o el malestar de encima, la mayoría lo hacemos, pero una vez pasado ese momento, seguir lamentándonos no nos va a llevar a ningún sitio. Al contrario. La queja nos debilita y limita enormemente nuestras posibilidades de dar una mejor solución a la situación que estemos viviendo. Si queremos que las cosas salgan como queramos, o al menos intentarlo de verdad, es indispensable dejar de quejarse.

Características de las personas reactivas

  • Suelen tener un locus de control externo: piensan que lo que les ocurre no depende de ellas ni de lo que hagan
  • Se dejan llevar por las circunstancias
  • Son pasivas
  • Sus argumentos se fundamentan en la queja
  • Acostumbran a tener excusas para no actuar
  • Si actúan es de forma impulsiva
  • Dedican poco tiempo a la reflexión
  • No piensan en las consecuencias de sus actos
  • Culpan a los demás o a las circunstancias cuando algo no les sale bien
  • No buscan nuevas formas de actuar cuando fracasan
  • Es fácil que caigan en el victimismo y en la autocompasión

Ventajas de ser proactivo

Ser proactivos nos llevará a un nivel superior en nuestra vida. Nos empoderará. Aunque no siempre lo hagamos bien y nos equivoquemos a menudo. De hecho las personas que más lo intentan también son las que más se equivocan, y eso duele. Y a veces mucho. Pero es que la opción de resignarse y pensar que no podemos cambiar ni siquiera nuestra forma de vivir nuestras circunstancias es demasiado triste, es como dejarse llevar por la deriva sin dar ni siquiera una brazadaAsí que pase lo que pase, vivamos lo que vivamos, algo o mucho podremos cambiar, ni que solamente sea la actitud con la que lo vivimos.

Ser proactivos nos da la dignidad y el aplomo que necesitamos cuando pasamos por las peores circunstancias a nivel personal, y el sentido del deber, la competencia y el compromiso necesarios ante los retos laborales. Inyecta en nosotros tenacidad y un espíritu de superación indispensables ante cualquier dificultad. 

Cómo podemos mejorar nuestra proactividad

Un ejercicio interesante para desarrollar nuestra proactividad es dejar de quejarnos durante 21 días seguidos. Como hemos comentado, la queja nos aleja de una actitud proactiva, por lo que eliminarla de nuestras vidas puede suponer un cambio significativo a mejor.

Para realizar el ejercicio necesitaremos una goma de cabello, una pulsera o similar. El primer día nos la pondremos  en una de las muñecas. La goma será simplemente un recordatorio para que tengamos presente  a lo lago del día que nuestro objetivo es dejar de quejarnos. Además de que no es tarea fácil, la verdadera dificultad llegará en el momento de la queja en sí, ya que entonces deberemos cambiarnos la goma de muñeca y volver a empezar al día siguiente como día 1. Es decir, que si llegamos al día 19 sin habernos quejado ni una vez, y nos quejamos, deberemos volver a comenzar de nuevo. 

Es un reto divertido para practicar con amigos, familia o compañeros de trabajo. Puede parecer una actividad infantil, pero no deja de ser una forma de hacernos más conscientes de la cantidad de veces que nos quejamos de lo que sucede, en lugar de cambiar nuestra manera de vivirlo.

Alejar la queja de nuestras vidas es un primer gran paso para ahuyentar la negatividad y mejorar nuestra actitud ante cualquier situación.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales o suscribirte a mi blog en http://www.montsearmero.com

Montse Armero. Psicóloga General Sanitaria. Colegiada 11986 del COPC.

 

10 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.