LA IMPORTANCIA DE LA GRATITUD

El concepto de gratitud está cada vez más presente en nuestra sociedad. El mundo del desarrollo personal ha hecho del agradecimiento uno de sus valores fundamentales, e incluso la psicología convencional lo ha integrado entre sus planteamientos desde la llegada de la psicología positiva.

La gratitud es un sentimiento de reconocimiento hacia todo aquello que nos beneficia. Tal y como describe la autora Melody Beattie, “La gratitud abre la plenitud y la abundancia de la vida. Convierte lo que tenemos en suficiente, y más. Convierte la negación en aceptación, el caos en el orden, la confusión en la claridad. Puede convertir una comida en una fiesta, una casa en un hogar, un extraño en un amigo.”

¿Por qué ser agradecidos?

El agradecimiento nos permite poner el foco en todo lo positivo que hay en nuestra vida y no en aquello que nos falta o hay que mejorar. Presta atención a aquellos pequeños aspectos que damos por supuesto y que convierten nuestra vida en algo mejor, aunque muchas veces ni los apreciemos. Nos hace darnos cuenta de lo afortunados que somos.

Muchas veces damos por hecho tener un hogar con suministros, comida con la que alimentarnos o medicinas si nos ponemos enfermos, sin embargo hay millones de personas en el mundo que no tienen nada de eso; damos por sentado que tenemos dos brazos y dos piernas, que podemos caminar, ver, oír, hablar o escribir, pero no todo el mundo puede decir lo mismo; nos parece normal vivir en un país donde la educación es obligatoria o donde hay cobertura sanitaria gratuita, aunque no es lo habitual en otras zonas del planeta; no siempre apreciamos todo el amor que nos dan las personas que más nos quieren: amigos, parejas, padres o abuelos, ni tampoco tenemos demasiado presente que habrá un día en el que ya no estén en nuestras vidas. Y así podríamos continuar con cada uno de los privilegios que disfrutamos y de los que no somos conscientes muchas veces hasta que los perdemos.

No ser agradecidos es una actitud inmadura y egocéntrica en la que pensamos que nos merecemos lo que tenemos solo por el hecho de existir. En cambio, ser agradecido es un canto a favor de la vida, es valorar todo aquello que uno posee. Hace que nos sintamos mucho más afortunados y privilegiados y que los problemas se vean más pequeños si los ponemos al lado de todo lo que sí funciona en nuestra vida.

Beneficios de incorporar la gratitud a nuestro día a día

Las personas más agradecidas tienen un mayor nivel de bienestar: son más felices, se sienten menos deprimidas, menos estresadas y más satisfechas con sus vidas y sus relaciones sociales.

También son más proactivas, es decir, encaran las dificultades que experimentan en la vida: buscan de manera activa una solución, planifican cómo resolver el problema, actúan a pesar del miedo que puedan sentir, admiten la responsabilidad de sus actos y sus consecuencias, buscan nuevos modos de proceder cuando fracasan y aprenden de la experiencia.

Fomentar la gratitud mejora nuestra vida y es una estrategia a incorporar de forma activa si queremos ser personas más felices de lo que somos.

 

El frasco de la gratitud

Una actividad que podemos realizar para poner en práctica la gratitud es la llamada El frasco de la gratitud. Para ello necesitaremos un tarro transparente que nos servirá de recipiente y papeles pequeños, 365, uno para cada día del año.  

La tarea consiste en escribir cada día en uno de los papeles tres razones por las que nos sentimos agradecidos ese día: algo que nos haya pasado, que nos hayan dicho o que hayamos visto de manera diferente. No tiene que ser nada especial, simplemente tres ideas que nos hagan sentir bien y nos hagan valorar más ese día. Si se nos ocurren más de tres también podemos ponerlas. Escribiremos la fecha, doblaremos el papel y lo introduciremos en el recipiente que hayamos escogido para guardarlos.

Al final del año tendremos más de 1.000 motivos por los que estamos agradecidos. Podemos leerlos todos de golpe al cabo de un año o hacerlo un día que no estemos especialmente bien. Es un recurso que nos puede resultar muy útil para sentirnos mejor y apreciar aún más todo lo bonito que hay en nuestras vidas.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales o suscribirte a mi blog en: http://www.montsearmero.com

Montse Armero. Psicóloga General Sanitaria. Colegiada 11986 del COPC.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: