¿POR QUÉ DEBERÍAMOS LEER MÁS?

 

 

Según la Unesco, a día de hoy todavía hay 780 millones de personas en todo el mundo que no saben leer, dos tercios de las cuales son mujeres.  Son el colectivo más desfavorecido junto a la infancia.

Si todos los niños pudiesen recibir una educación primaria, la mortalidad infantil podría reducirse en una sexta parte y la mortalidad maternal en dos tercios. Además, los matrimonios infantiles que se dan en algunos países podrían reducirse hasta en un 64% si las niñas acabasen sus estudios secundarios.

Las ventajas de leer

Este tipo de cifras pueden resultarnos lejanas en sociedades donde hay un porcentaje muy alto de alfabetización, pero aunque la mayoría de personas sepa leer, el hábito de lectura no está demasiado instaurado en muchos de nuestros países. Así, por ejemplo, según un estudio del CIS casi un 40% de los españoles no lee ni un solo libro en un año, y un 35% únicamente lee entre uno y cuatro ejemplares.

Aunque sepamos leer, si no ejercemos el hábito regularmente nos estaremos perdiendo una serie de ventajas que son importantes conocer:

  1. Leer estructura nuestro pensamiento, y eso se refleja tanto en la manera en la que hablamos como en la que escribimos, organizando nuestras ideas de modo más ordenado y coherente.
  2. Nos permite comprender cada vez mejor todo lo que leemos y poder extraer más adecuadamente la información que contiene un texto.
  3. Ejercita nuestro cerebro creando nuevas conexiones neuronales y activando la memoria.
  4. Incrementa la concentración y hace que nuestra atención sea más sostenida en el tiempo.
  5. Amplía nuestro vocabulario de forma considerable.
  6. Nos ayuda a fijar las palabras en la memoria y a reducir de manera muy significativa las faltas de ortografía.
  7. Aumenta nuestro conocimiento, especialmente de temas que nos interesan.
  8. Permite estar informado de todo lo que pasa a nuestro alrededor actualmente o de lo que pasaba hace cien años, dos mil, o lo que pueda suceder en el futuro.
  9. Potencia el espíritu crítico y nos ayuda a reflexionar sobre numerosos temas.
  10. Da seguridad a la hora de expresar nuestras opiniones.
  11. Es un modo excelente de evadirse cuando estamos preocupados por algún tema. Mientras leemos, la mente no piensa tanto en sus inquietudes y eso nos ayuda a sentirnos mejor.
  12. Ayuda a relajarnos si estamos nerviosos.
  13. Alimenta la inspiración y hace que nos vengan más ideas a la cabeza.
  14. Estimula nuestra imaginación.
  15. Incrementa la habilidad para empatizar con otros.
  16. Desarrolla nuestra sensibilidad.
  17. Nos hace más conscientes de nuestras emociones.
  18. Hace que nos conozcamos mucho mejor a nosotros mismos y a los demás.
  19. Cada vez que leemos un buen libro, crecemos como personas.
  20. Vivimos más. Según un estudio de la Escuela de Medicina de Yale, las personas que leían una media de media hora diaria tenían una ventaja de supervivencia significativa con respecto a los que no leían. Y si no vivimos más, tampoco importa demasiado, al menos viviremos mejor los años que pasemos en este planeta.

Los mejores de cada sector tienen el mismo hábito

Las personas de más éxito dedican cada día parte de su tiempo a leer, al menos una hora. Warren Buffett, el inversionista más importante del siglo XX y el tercer hombre más rico del mundo, reconoce que al inicio de su carrera laboral leía entre seiscientas y mil páginas diarias. Seguramente la mayoría no podamos hacer lo mismo que el señor Buffett, pero encontrar un tiempo para leer a diario puede reportarnos grandes beneficios en muchos aspectos.

De hecho, existe una fuerte correlación entre el nivel de lectura y el desarrollo socioeconómico de un país. Si reflexionamos sobre ello, es un argumento muy lógico: poner contenido de calidad en nuestra cabeza nos hace avanzar en muchos niveles, también en el financiero.

¿Cómo podemos mejorar nuestro hábito de lectura?

Si realmente queremos dedicar más tiempo a leer, incrementar este hábito pasará por una serie de decisiones tales como:

  • Reducir tiempo que dedicamos a nuestras principales distracciones: WhatsApp, Instagram, Facebook, televisión… Cada uno tiene sus propios entretenimientos a los que dedica tiempo de forma poco consciente. Si queremos leer más, lo primero será minimizar o eliminar algunos de esos distractores.
  • Establecer un horario: si, por ejemplo, cada día utilizamos el transporte público, podemos dedicar parte de ese tiempo a leer. Si lo hacemos cada día se convertirá en un hábito y no nos costará mantenerlo.
  • Mejor poco que nada: con el ritmo de vida actual es fácil que no encontremos tiempo para leer porque no es una prioridad. Sin embargo, si decidimos leer diez minutos cada día, siempre será mejor que no leer nada. Y si no podemos diez, pues cinco minutos. Y si ni siquiera tenemos cinco minutos, podemos leer tan solo uno. La cuestión es que nuestro cerebro se familiarice con la actividad ni que sea tan solo abriendo el libro. Una buena idea es escoger un libro ligero (o en formato digital y así no tenemos ni que preocuparnos del espacio que ocupa) y poder llevarlo con nosotros a lo largo del día; muy posiblemente encontremos algún momento en el que podamos dedicar unos minutos a leer.
  • Escoger un tema que nos motive: puede parecer algo obvio, pero a veces lo que nos frena es que la lectura no nos atrae lo suficiente. Si nos cuesta establecer un buen hábito de lectura, lo mejor es empezar por temas que nos entusiasmen y nos hagan sentir que estamos disfrutando del momento.
  • Releer un libro que nos gustó años atrás y del que guardamos un grato recuerdo es una buena opción para volver a reconciliarnos con la lectura.
  • Elegir el estilo literario que se ajuste más a nosotros: podemos leer ensayo, biografías, poesía, obras de teatro, novela histórica o de ciencia ficción, por poner algunos ejemplos. Además, leer no se reduce solo a los libros. Podemos leer noticias en los periódicos, artículos científicos que nos interesen, cómics o revistas.
  • Proponernos retos realistas: si nuestro objetivo es avanzar en la lectura, no sirve de mucho leer por las noches si sabemos que nos quedaremos dormidos a los dos minutos. Tampoco nos ayudará querer empezar con un texto demasiado denso o que tenga un gran número de páginas cuando no estamos habituados a leer.
  • Pedir recomendaciones a grandes lectores: si no sabemos por qué libro empezar, siempre podemos dejarnos aconsejar por amigos o familiares que les guste leer. Ellos harán la preselección por nosotros y, si nos conocen bien, será fácil que acierten.
  • Apuntarnos a un club de lectura: puede ser una excelente opción si además queremos compartir nuestras reflexiones con otros lectores.
  • Cambiar de libro cuando no nos gusta: no hay una norma escrita sobre que debamos acabarnos un libro que hayamos empezado. Si lo disfrutamos, estupendo, y si no lo hacemos, fuera. Quizá en otro momento de la vida conectemos más con su lectura. Es verdad que muchos libros se vuelven más emocionantes a medida que avanzan, pero si para llegar a ese apartado tienen que pasar seis meses o más, no vale la pena.
  • Leer no es una competición: no nos hace mejores leer cincuenta libros al año si no sacamos ningún aprendizaje de ellos o su lectura no nos aporta algo positivo. Es mejor leer menos pero disfrutar leyendo, ya que creará mucha más adherencia al hábito de lectura.

Y sobre todo, será importante recordar por qué queremos instaurar este nuevo hábito, ya que seguramente esa será nuestra principal razón para integrarlo en nuestro día a día.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales o suscribirte a mi blog en: http://www.montsearmero.com

Montse Armero. Psicóloga General Sanitaria. Colegiada 11986 del COPC.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: