La psicoterapia online es una modalidad de tratamiento en la que terapeuta y paciente se comunican de forma virtual.

En este tipo de terapia se siguen los mismos protocolos y procedimientos que en la psicoterapia presencial, salvo que la relación terapeuta-paciente es a distancia, ya sea a través de una videoconferencia, llamada, chat o correo electrónico.

En los últimos años se ha popularizado de forma considerable, no solo porque la sociedad está mayoritariamente habituada a la comunicación virtual, sino también por la utilidad de este tipo de servicio.

 

¿Por qué escoger la psicoterapia online?

 

·Ahorro de tiempo y dinero. La terapia online facilita el no tener que desplazarnos  a otro lugar y dedicar un tiempo extra en desplazamientos, además de ahorrarnos el coste del transporte o del parking.

·Flexibilidad. Al ser una actividad tan acotada en tiempo, podemos encajarla mucho más fácilmente en nuestras agendas.

·Las barreras geográficas desaparecen. Este tipo de tratamiento permite elegir al profesional que queramos, sea porque nos lo hayan recomendado o porque sea el mejor en su especialidad, sin importar dónde esté ubicado ni dónde estemos nosotros.

·Mejores tarifas. La psicoterapia online ofrece en la mayoría de ocasiones tarifas más ajustadas comparadas con las de las consultas presenciales.

·Comodidad. La consulta online permite realizar la terapia de forma que nos sentamos relajados: sentados en el sofá, descalzos o tomándonos un té, lo que facilita la comunicación  y la intimidad con el terapeuta.

·Seguimiento continuo. Este tipo de terapias permiten un contacto más seguido con el terapeuta, ya que habitualmente incluyen apoyo entre sesiones a través del correo electrónico.

·Discreción. Hay personas que pueden sentirse incómodas por el hecho de ser vistas en una consulta psicológica. Al ser una terapia que puede realizarse desde cualquier lugar, el paciente cuenta con absoluta discreción.

·Anonimato. La terapia online facilita que el paciente pueda permanecer en el anonimato si así lo desea, comunicándose vía chat, email, llamada telefónica o videoconferencia sin cámara.

 

Es una buena opción para ti si…

 

  • Prefieres hacer terapia online por la comodidad y el ahorro de tiempo que suponen.
  • Te gusta la idea de hacer terapia desde donde tú quieras y no crees necesaria una interacción presencial.
  • Quieres tratarte con un terapeuta que te han recomendado o conoces y no vive en tu localidad.
  • No cuentas con un servicio de atención psicológica cercano del que tengas referencias.
  • Quieres beneficiarte de tarifas más ajustadas por un servicio de igual calidad.
  • Tienes algún tipo de movilidad reducida o no te es posible desplazarte a una consulta presencial.
  • Tienes alguna dificultad auditiva o sordera y no encuentras a un terapeuta que hable en lengua de signos.
  • No te apetece que te puedan ver entrando o saliendo de la consulta de un psicólogo.
  • Por tu situación personal o laboral no siempre estás en el mismo lugar y te es difícil asistir con regularidad a una terapia presencial.
  • Vives en otro país y prefieres ser atendido por alguien que hable tu lengua materna.