La solución a nuestros problemas de comunicación

la-solucion

Si en el artículo anterior te expliqué las principales formas de comunicación más inadecuadas, hoy quiero hablarte de la solución a nuestros problemas de comunicación.

Recordemos que comunicarse de manera pasiva nunca va a defender nuestros derechos e intereses, es una solución que debemos evitar tanto como podamos.

Hacerlo de modo agresivo es casi peor porque no solo no conseguimos lo que queremos, sino que encima creamos más problemas generando un gran malestar a nuestro alrededor.

Nadie desea tener cerca a una persona que grita o que viene con exigencias malhumoradas.

Así que hoy te voy a hablar de la solución que tenemos para comunicarnos adecuadamente: la asertividad.

La asertividad es un estilo comunicativo equilibrado en el que nadie pierde.

Cuando somos asertivos, defendemos nuestros derechos y respetamos los de los demás.

Expresamos nuestras ideas de manera adecuada.

Defendemos nuestros intereses sin pisar los de los demás.

Si hay malos entendidos, los aclaramos.

Somos más honestos.

Discrepamos de las opiniones de los demás sin machacarles y sin temor a ser juzgados.

Sabemos poner límites y decir que no cuando toca.

Si nos equivocamos, reconocemos nuestros errores o pedimos disculpas.

Parece una buena forma de comunicarse, ¿no crees?

Cuando somos asertivos, es como si todo fuese más coherente y la conversación fluyese de forma natural.

Incluso nos expresamos con más claridad: respetamos el turno de palabra, utilizamos un tono firme pero afable y usamos un tono de voz medio.

Además, nuestro lenguaje corporal también acompaña nuestro lenguaje: mantenemos el contacto ocular directo sin ser desafiantes, nuestra postura está relajada y nuestros gestos son abiertos.

Un estilo de comunicación asertivo refleja una autoestima más sana y un buen control emocional.

¿No piensas que vale la pena empezar a comunicarte de este modo? Yo, sin ninguna duda, te lo recomiendo al 100%.

Lo mejor de todo es que ser asertivo no es una habilidad innata que unos tienen y otros no.

A ser asertivo se aprende, y mientras más se pone en práctica, mejor se interactúa con los demás.

Por lo tanto, si quieres aprender a comunicarte de manera más adecuada, pasa a la acción.

Todos podemos mejorar nuestras habilidades comunicativas y ver resultados significativos en pocos meses.

Sin duda es un cambio que vale mucho la pena.

Si te ha gustado este artículo, encontrarás muchos más recursos en mi libro Aprendiendo a vivir: Cómo ser un adolescente proactivo y feliz.

Para seguir mi newsletter y recibir las últimas novedades, apúntate aquí.

Artículo original publicado en La Crónica de Salamanca

Montse Armero

Completa tus datos
Nombre:
Email:
Confirma tu email:

Overlay Image
Completa tus datos
Nombre:
Email:
Confirma tu email: