Intrusismo galopante

El intrusismo profesional está a la orden del día, y mi profesión no es una excepción. Hoy te explico mi último descubrimiento.

Llevo unos meses metida en algo que se ha puesto muy de moda últimamente: los congresos online. Por si no los conoces, te explico en qué consisten.

Habitualmente un profesional del sector en cuestión (pongamos, por ejemplo, la psicología) convoca a colegas de profesión o afines para realizar una charla. Esta puede tener un formato magistral o también puede ser una conversación con el anfitrión mediante videoconferencia.

Una vez tiene todas las charlas grabadas, el organizador del evento las pone a disposición del público por un tiempo limitado.

Asistir al congreso es en la mayoría de ocasiones gratuito y tiene muchas ventajas, ya que te permite conocer a nuevos expertos, adquirir herramientas y estar al día de tu profesión.

He asistido a algunos congresos con profesionales excelentes, sobre todo los relacionados con la psiconeuroinmunología, mi nueva especialidad. Quizá sea porque los participantes basan sus descubrimientos en el método científico y porque son especialistas en la materia. Algo que parece obvio, pero que en el sector del desarrollo personal brilla por su ausencia.

Siempre me ha interesado el mundo del crecimiento personal, ese que va más allá de la psicología tradicional. Me parece un enfoque interesante y me ha aportado muchas herramientas para mí misma y para trabajar en consulta.

Normalmente este tipo de terapias son llevadas a cabo por coaches certificados o psicólogos formados en coaching, pero estos últimos meses “He visto cosas que vosotros no creeríais”, que decía el replicante Roy Batty en Blade Runner.

He llegado a escuchar tantas tonterías disfrazadas de humo que a veces no he podido acabar las charlas. A veces por vergüenza ajena, otras por indignación. No es que no las hubiese escuchado antes, simplemente he visto de golpe a decenas de vendehúmos diciendo las mismas barbaridades y la sensación ha sido más fuerte. Lo peor es que estas personas se ganan la vida engañando y estafando a la gente.

El intrusismo profesional no es algo que se dé únicamente en el mundo de las terapias emocionales, pero me da la sensación de que es uno de los sectores más castigados. Y los profesionales que no lo denunciamos somos cómplices de que esto siga sucediendo.

Así que, por favor, antes de contratar a un profesional para mejorar algún aspecto emocional de tu vida, asegúrate de que sea una persona certificada. Eso no asegurará tu satisfacción al cien por cien porque dependerá de muchos otros factores, pero es una mínima garantía. Además, ayudarás a combatir un intrusismo que tanto nos perjudica a los psicólogos colegiados

Si no sabes por dónde empezar, consulta con el colegio oficial de psicólogos de tu provincia, ellos sabrán asesorarte adecuadamente.

También puedes pasarte por aquí y ver si te interesa.

 

Artículo original publicado en La Crónica de Salamanca

Montse Armero

2 comentarios en “Intrusismo galopante”

Deja un comentario