¿Cuáles son los síntomas de la alexitimia?

Los síntomas de la alexitimia se basan en la dificultad que presentan algunas personas para identificar las emociones que experimentan, así como para expresarlas de verbalmente.

El término fue acuñado por primera vez en 1973 por el profesor de psiquiatría Peter Sifneos. Lo hizo después de observar este impedimento en algunos de sus pacientes en la clínica psiquiátrica del Hospital General de Massachussetts.

La Sociedad Española de Neurología estima que hasta un 10 % de la población mundial padece este trastorno. Sin embargo, es importante recalcar que no todas las personas presentan el mismo grado de afectación.

Tipos de alexitimia

Los pacientes que presentan síntomas de alexitimia pueden hacerlo por diferentes causas, lo que determina los tipos del trastorno, que son los siguientes:

  • Primaria: en estos casos existe algún tipo de déficit neurológico que afecta la comunicación entre el sistema límbico y el neocórtex o entre los hemisferios cerebrales. Esto puede ser debido a causas hereditarias o a la aparición de alguna enfermedad neurológica.
  • Secundaria: en cambio, la alexitimia secundaria es el resultado de algún tipo de trastorno emocional. Así, puede ser debido a una carencia afectiva reiterada durante la infancia o manifestarse en personas adultas sometidas a situaciones traumáticas.
alexitimia-I

¿Quiénes pueden padecer alexitimia?

En un origen, el profesor Sifneos identificó esta característica en pacientes que sufrían trastornos psicosomáticos. No obstante, con el paso de los años también se ha asociado a otras enfermedades, como la dependencia de sustancias y la personalidad antisocial.

En cuanto a enfermedades físicas que se vinculan a los síntomas de alexitimia, podemos mencionar la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, los traumatismos de cráneo, los accidentes cerebrovasculares y los tumores del cerebro.

Por otra parte, trastornos como los de la conducta alimentaria, del espectro autista y por estrés postraumático también se asocian a la alexitimia.

Principales síntomas de alexitimia

Según Pedinielli (1992), las manifestaciones alexitímicas nucleares son cuatro:

  1. La incapacidad para expresar verbalmente las emociones o los sentimientos.
  2. Limitación de la vida imaginaria.
  3. Tendencia a recurrir a la acción para evitar y solucionar conflictos.
  4. Actividad del pensamiento orientada hacia preocupaciones concretas. 

Pedinielli atribuye estas características a un problema de la función simbólica, es decir, a la incapacidad para expresar la dimensión inconsciente del sujeto. Debido a ello, y siguiendo la teoría de Sifneos, estas personas muestran su estado emocional a través de la somatización.

Otros síntomas de la alexitimia

Sea por causas somáticas o neurológicas, las personas que padecen alexitimia muestran además toda una serie de características que las definen en mayor o menor medida:

  • Falta de empatía emocional: los alexitímicos presentan serias dificultades para ponerse en el lugar de los demás. Al no reconocer sus propias emociones, les resulta aún más complicado inferir las emociones ajenas.
  • Comunicación verbal limitada: en general, son personas que hablan poco. Además, suelen mostrarse serios y retraídos en su interacción con el resto.
  • Escasa comunicación no verbal: a la hora de comunicarse son bastante rígidos. No son expresivos y utilizan pocos movimientos corporales.
  • Exceso de racionalidad: como su mundo emocional está mermado, suelen ser muy racionales y pragmáticos.
  • Baja capacidad de introspección: son personas que no analizan cómo se sienten, ya que no pueden identificar y describir sus emociones. Por ello, les resulta más fácil centrarse en aspectos externos a ellos.
  • Dificultad para mantener vínculos afectivos: los alexitímicos muestran una afectividad plana, sin grandes demostraciones de cariño. Sus relaciones acostumbran a ser inadecuadas y tienden al aislamiento social.
alexitimia-II

¿Existe algún tratamiento para mejorar los síntomas?

Las personas alexitímicas rara vez asisten a terapia por voluntad propia. Si lo hacen es por insistencia de allegados a ellos que sí son conscientes de sus dificultades comunicativas.

Estos pacientes pueden beneficiarse de la terapia de diferentes formas. Por ejemplo, la terapia individual basada en el desarrollo cognitivo de la conciencia emocional (Lane y Schwartz, 1987) ha demostrado buenos resultados. Las formas grupales también son adecuadas para trabajar los principales síntomas. De hecho, la combinación de terapia individual y grupalparece ser la forma más efectiva de encarar este trastorno.

Reflexiones finales sobre la alexitimia

Las personas con síntomas de alexitimia puede parecer que no tienen sentimientos, pero no es así. Sienten miedo, alegría, tristeza o cualquier otra emoción básica o secundaria. Lo que sucede es que su forma de experimentarlas es diferente a la gran mayoría y eso puede llevar a conflictos en la comunicación.

Por esa razón, que asistan a terapia psicológica es recomendable y necesario. Quizá nunca lleguen a experimentar las emociones de la misma forma que otras personas sin el trastorno, pero sin duda que el abordaje terapéutico podrá resultarles de gran ayuda.

Montse Armero

Artículo original publicado en Mejor con Salud

Deja un comentario